viernes, 19 de noviembre de 2010

Perfección, Scott Westerfeld.


Es la segunda parte de la saga que comenzó con Traición.
Sigue la aventura. Esta vez Tally ya ha sufrido la operación que le ha convertido en una "Nueva Perfecta" (operación obligatoria a partir de los 16 años y que les hace bell@s por encima de todo).

Como era de esperar, junto con la belleza, Tally ha perdido todos sus recuerdos anteriores. sencillamente han sido borrados. Pero no le importa. Se deja llevar por su nueva vida llena de "chispeantes" fiestas. Sólo tiene que preocuparse de pasarlo bien y conseguir entrar en el grupo autodenominado "Los Rebeldes", que buscan situaciones "peligrosas" fuera de lo estrictamente correcto para tener "nuevas sensaciones".

Este grupo lo capitanea Zane, un chico un poco mayor que Tally.

En la fiesta en la que "los Rebeldes" tienen que votar si dejan entrar en su grupo a Tally, ésta recibe una extraña visita de un "imperfecto" (no sometido a la operación) que hace rebrotar en Tally los oscuros recuerdos de su pasado.

De hecho, después de una excitante ascensión por la antena de comunicación de un gran edificio se le "despeja" la mente y descubre, junto con Zane, una carta que ella misma se escribió cuando era una auténtica Rebelde y se hallaba huida en "El Humo":

"Querida Tally: Tú eres yo. O supongo que otra forma de expresarlo es decir que soy tú: Tally Youngblood. Somos la misma persona. Pero, si estás leyendo esta carta, es que somos también dos personas distintas. Al menos eso es lo que los habitantes del Nuevo Humo suponemos que habrá ocurrido. Te han cambiado. Por eso te escribo. (...) Puede que te asuste la idea de estar aquí fuera, lejos de la ciudad, donde los habitantes del Nuevo Humo se escondan, pero la gente que te provocó esas lesiones estarán vigilando, y tienes que permanecer en un lugar seguro hasta que te cures".

Nuevas aventuras, esta vez en la ciudad de los Nuevos perfectos. Una vida "perfecta" que produce náuseas a una persona normal y que, según mi parecer, es una auténtica metáfora de la vida de muchos que sólo piensan en pasarlo bien y ser guap@s... y no saben que las decisiones importantes las están tomando otros por ellos Que se han convertido en marionetas en las manos de gente que busca sus propios intereses.

Es, como la primera, una novela muy buena. Quizás pierde un poco de presión en la primera parte pues se alarga excesivamente la descripción de la superficial vida en Nueva Belleza y después todo se precipita excesivamente rápido.

Acaba el libro con una gran incógnita que, lógicamente, abre el apetito para la próxima: "Especiales".

No hay comentarios: